Adsus de la Casa Tybalt (Adsus Tybalt)

Adsus Tybalt, noble de nacimiento, pertenece a la nobleza menor de Winterfell. Arrogante, paciente, silencioso y manipulador son los rasgos que lo definen. Es un hombre de tez pálida, contextura delgada, ojos grises y fríos gestos que apenas generan atenc

Description:
Bio:

Durante decenas de generaciones, los Tybalt han sido una de las familias nobles influyentes del norte, desempeñándose tradicionalmente como Comisariats al servicio de señor. Su estandarte es un sol blanco sobre fondo negro, e cual es llamado “El Sol del Norte” asociado al nombre de su ciudad natal “La llama fría” (Cold Flame).Si bien su poder político es menor a otras casas de mayor linaje, su riqueza les ha proporcionado voz suficiente en las cortes norteñas, e incluso un asiento en el Gran Consejo de Snowhold, presidido por los Reverant quienes controlan la capital de Winterfell y sede del poder central de la nación.
La base la riqueza familiar de los Tybalt, radica en la extracción y venta de agua proveniente de ríos subterráneos que surcan sus posesiones territoriales al norte de Cold Flame, lugar de la residencia oficial de la familia, la Fortaleza Glacial. Además, poseen unas pequeñas minas en las cordilleras cercanas de las cuales extraen algunos minerales que son utilizados en aparato manufacturero de Winterfell.
Karhold Tybalt, padre de Adsus, señor y protector de su casta, se esforzó por mantener y mejorar las ganancias de su familia toda su vida. Logro ampliar los contratos de agua con ciudades extranjeras como First Port y The Fall, así como una modesta exportación de piedras preciosas, muy codiciadas por los nobles, a Star Port, bajo la mirada vigilante de su señor feudal, Lord Reverant, amigo de la familia, pero siempre celoso de su poder como casa reinante del norte. Durante cinco años las salas de la Fortaleza Glacial se llenaron de obras de arte, mármoles y alfombras, pasando de ser de una mera fortaleza a una suerte de palacio fortificado. Cuyos muros eran dominados por torres gruesas y emplazamientos de armas. Además, la familia realizo generosas donaciones al Adeptus Ministorum, financiando incluso un pequeño monasterio cerca de Coldflame.
La riqueza de este periodo, hizo codicioso al joven e inexperto Adsus, quien al asumir la cabeza de la familia a los 26 años tras la muerte de su padre, aprovechó tal bonanza para dedicarse a actividades financieras utilizadas para comprar votos y favores en las principales cortes del norte. Logro amasar tal fortuna que su familia comenzó a ser vista con envidia por otras casas menores, ganándose la enemistad de muchos, especialmente aquellos endeudados con los Tybalt.
A cambio de anular las deudas en dinero. Comenzó a exigir tierras y tributos de hasta el 7% del agua dulce de las familias. Con el tiempo, logro reclutar mercenarios para intimidar a aquellos que se negaban a pagar, dañando sus patrimonios familiares en algunos casos. Esto genero un descontento entre parte de la nobleza menor. Dichas familias decidieron aliarse y alzar la voz en las grandes y frías audiencias en Snowhold, donde el propio Lord Reverant fallo a su favor, anulando por tanto sus deudas, pensando que el asunto quedaría zanjado.
Sin embargo, varias de dichas familias aprovecharon el descontento popular de sus pueblos y marcharon con cientos de campesinos a Cold Flame, buscando venganza al haber sido humillados por los Tybalt. Intentaron saquear las bodegas de agua pero fueron detenidos por la guardia, dejando un saldo de 136 muertos. Sitiaron la Fortaleza Glacial durante tres meses sin resultado y cuando los nobles no pudieron seguir manteniendo alimentados a tantas bocas, decidieron retirarse finalmente, no sin antes robar los cargamentos de piedras preciosas, las cuales ahora adornan sus residencias.
El suceso no paso de una querella entre casas menores, pero atrajo el interés de no pocos Knights, quienes convencieron a Lord Reverant de convocar un concilio y firmar un tratado de paz permanente. Los Tybalt, apoyados por sus beneficiarios exigieron la cancelación de las deudas anteriores al inicio del conflicto mientras que sus perjudicados exigieron todas las tierras y propiedades adquiridas en los últimos años, mas una indemnización moral por los daños.
Tras una serie de discusiones acaloradas, que se prologaron durante casi 2 meses, se llego a un acuerdo fuese beneficioso a todas las partes, especialmente a Lord Reverant. Las tierras y propiedades de los Tybalt, incluyendo aquellas compradas por su padre Karhold, no serian tocadas, lo que aseguraría el patrimonio y prestigio de su familia. Los afectados por su parte, recibieron una indemnización modesta y recuperaron sus tierras. El ejercito de mercenarios (200 hombres), conocidos como los soles fríos por sus armaduras grises y soles blancos en el pecho, engrosaron las filas de los Reverant, a quien juraron lealtad. Finalmente, el dinero de las deudas legalmente contraídas por las afectados, pasaría a las arcas de Snowhold, bajo la promesa de utilizarlas por el bienestar general de la nación.
No obstante, la muerte de campesinos a manos de los hombres al servicio de Adsus Tybalt, fue llamada por sus enemigos como un “ataque a los súbditos de Lord Reverant” aunque dichos súbditos sean provenientes de las casas afectadas. Ante dichos crimines, que alteran el orden feudal del norte. Se exigió enjuiciar a Adsus bajo los cargos de quebrantar el orden imperial, con la presencia de las autoridades tanto de Winterfell como el Mechanicus. Adsus, viéndose acorralado y temiendo por su familiar, decide abdicar como señor de su casa en favor de su hermano menor, Ignus Tybalt, de 20 años.
Tales actos generaron simpatías en la corte, el haber asumido la total responsabilidad de los sucedido y haberse arrepentido públicamente de sus actos restauro parte de su honor. Lo cual permitió a Lord Reverant, amigo del padre de Adsus, y a la Iglesia local ( beneficiada por los Tybalt), de permitirle la búsqueda redención por sus pecados al servicio exclusivo del Emperador, por medio de penitencia, comenzando una vida monástica en la cual trabajaría en los pueblos de cada una de las familias afectadas, ya sea trabajando como cocinero, copista, e incluso cantando himnos en los sagrados coros de las iglesias.
Luego de diez años, Adsus, aun apenado por su inmadurez pasada, aceptó completamente su nuevo rol, sirviendo fielmente al Emperador y propagando el Credo Imperial en zonas recónditas de las montañas y los grandes bosques al sur, convirtiéndose en una figura conocida e incluso querida por la plebe como el clérigo errante y en las cortes como “el noble ermitaño”. Su penitencia lo hizo aprehender sobre muchas cosas, algunas de ellas prohibidas para el público, adquiriendo un recelo notable hacia los mutantes. Esto trajo la atención de un Inquisidor, quien seria a continuación su nuevo maestro, aprovechando su posición relativamente privilegiada en el planeta, al cual debía obedecer si quería ganar el piadoso perdón del Emperador y salvar su alma condenada.

Adsus de la Casa Tybalt (Adsus Tybalt)

The Fall Of Malgrarian Benedictus